Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar y personalizar su experiencia y para mostrar anuncios (si los hay). Nuestro sitio web también puede incluir cookies de terceros como Google Adsense, Google Analytics, Youtube. Al usar el sitio web, usted acepta el uso de cookies. Hemos actualizado nuestra Política de privacidad. Haga clic en el botón para consultar nuestra Política de privacidad.

627604400 | info@agraela.org

Novedades

El rantoncito Pérez

Últimamente hemos escuchado hablar de este famoso ratón en televisión y otros medios de comunicación gracias a los comentarios que efectuó D. Fernando Simón, actual Director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias y portavoz de la Comisión Técnica que nos deleita con sus palabras todos los días desde que se decretó el Estado de Alarma por el Coronavirus, cuando en una entrevista le interpelaron sobre las preguntas que le hicieron un grupo de niños y destacó la de un pequeño que le preguntó si el Ratoncito Pérez podía visitar su casa en este estado de confinamiento. Naturalmente, tuvo que responderle afirmativamente.

Pero aquí no vamos a hablar ni de política ni de bichos raros sino del auténtico Ratoncito Pérez del que nos va a contar una pequeña historia nuestra querida María José Díaz Márquez.
María José es una persona muy inquieta que, a pesar de la terrible enfermedad que padece, Esclerosis Lateral Amiotrófica (E.L.A.), nunca ha dejado de hacer actividades diversas mientras ha podido, pero la ELA te va dejando prisionera de tu propio cuerpo hasta el punto que a María José ya sólo le permitía hacer uso de un dedo para teclear en su dispositivo móvil y poder comunicarse.
En una entrada anterior ya pudimos comprobar de lo que es capaz de gestar María José, nada menos que un libro de recetas concebido para personas con problemas de disfagia.

María José Díaz Márquez, después de presentar su libro «Comiendo con ELla» ha estado escribiendo una serie de cuentos con los que quiere hacer volar nuestra imaginación y llevar a los niños y no tan niños a un mundo de fantasía, porque los cuentos no tienen edad. Sus cuentos tienen el encanto de lo misterioso y la sencillez de una tensión narrativa llena de sentimiento y eso, además de difícil es todo un logro hoy día. Ella nos recomienda que miremos con ojos de niños, que hagamos propias sus historias, que reflexionemos sobre las emociones, que disfrutemos descifrando los mensajes vinculados. Y con su ayuda, si queremos, trabajaremos nuestra inteligencia emocional y siguiendo su ejemplo seremos capaces de afrontar las adversidades que nos depare la vida.
Cuando contamos un cuento transmitimos mensajes de nuestro mundo interior, abrimos caminos que favorecen la empatía y trabajamos esa inteligencia emocional, que el psicólogo Daniel Coleman definió como “la capacidad de sentir, entender, controlar y modificar los estados anímicos propios y ajenos, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones”.
Mª José ha puesto en práctica la Cuentoterapia, sabe que los cuentos no sólo estimulan la imaginación, sino que fomentan la creatividad. Como dijo Albert Einstein, “La imaginación es más importante que el conocimiento, porque, mientras el conocimiento marca todo lo que está ahí, la imaginación apunta a todo lo que va a estar”. Por eso los cuentos nos dan la oportunidad de crecer personalmente.
Para que resultara más pedagógico y versátil el cuento, hemos colaborado con ella poniéndole dibujos de internet, añadiendo así una actividad adicional de coloreado que puede resultar interesante para todo aquel que quiera llevarla a cabo.
Desde su modestia, generosidad y amplitud de miras, Mª José nos escribe estas palabras, introductorias para su primer cuento:

“Este cuento fue escrito desde el corazón. Para los niños de mis sobrinas que están esperando al Ratoncito Pérez. También para los nietos de mis amigas que están en esa edad. Simplemente lo escribí para ellos sin mayores pretensiones.”
“Entonces vino el coronavirus, el confinamiento y estos tiempos difíciles para todos. Donde los niños una vez más nos han dado una lección de vida.
Este es mi regalo para todos los niños. Coloread los dibujos, hacedlo vuestro mientras esperáis la visita del Ratoncito Pérez.”

Pincha en la imagen para descargar el cuento

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas